Endeudamiento de una empresa, ¿cuál es el ratio endeudamiento óptimo?

1 de febrero de 2023

Hay una pregunta que siempre nos deberíamos hacer como gerentes de una sociedad: ¿qué nivel de deuda debería tener mi empresa?, ¿Cuál es el ratio de endeudamiento óptimo?, ¿Qué es el apalancamiento financiero?

Primero y, ante todo, la junta directiva debe tener claro la visión empresarial, el objetivo a corto, medio y largo plazo de la sociedad y, por tanto, debe tener distintas proyecciones financieras elaboradas a distintos horizontes temporales.

Dicho esto, es esencial “tener un plan”. Es decir, tener claro que es hoy mi empresa y qué quiero que sea. Por ello, deberé apoyarme en un plan de negocio adecuado. En base a todo lo anterior, la estrategia financiera marcará qué inversiones económicas hay que realizar para expandir el negocio y, ante nuevas inversiones, muchas empresas recurren a dinero externo para invertirlo en los proyectos que consideren que puedan aportar rentabilidad positiva.

El apalancamiento financiero

A nivel más teórico, una fórmula que se puede utilizar es la del apalancamiento financiero, la cual nos indicará si, por cada punto de incremento en la deuda, cuántos puntos de crecimiento aportará al desarrollo económico. Es decir, si el resultado de la ratio da un valor superior a 1, por cada punto de aumento de deuda significa que la rentabilidad económica aumentará más que el coste de la deuda. Por tanto, cuanto más alto el valor de la ratio mejor, porque entonces la deuda aportará más rentabilidad positiva. 

Ratio de endeudamiento fórmula

La fórmula es la siguiente: BAI / BAII * Activo Total / Patrimonio Neto

No obstante, no nos podemos ceñir a una fórmula sola, sino que tenemos que medir otras cuestiones y tener en cuenta otros factores para valorar la búsqueda de financiación. Tenemos que calcular el retorno de las inversiones y, si la rentabilidad financiera neta de las mismas es superior al coste de financiación.

Financiación para invertir

Hay muchas alternativas de financiación y hay que hacer un estudio de mercado previo antes de pedirla. Se puede ir a una entidad bancaria a conseguir financiación bancaria tradicional; a una entidad pública como ICF, Avalis, ICO, CDTI o ENISA; entidades semiprivadas como CESCE o buscar distintas líneas que ofrecen las diputaciones provinciales; fundaciones o cooperativas que promuevan el desarrollo empresarial mediante fondos privados; financiación a través de Fintech; o financiación alternativa como el crowdfunding o inversores privados que puedan inyectar capital para llevar a cabo el proyecto deseado. 

Es importante conocer las ventajas y desventajas que tiene cada opción, por ello, cada tipología de financiación tendrá unas condiciones diferentes. Tenemos que fijarnos y comparar lo siguiente: los tipos de interés a pagar; si la deuda solicitada va a salir en CIRBE; el plazo previsto para que se acepte la operación y cuándo vamos a disponer del dinero; y, un cuarto punto, si se solicita aval o no.

Tener muy presente que, dependiendo de cada caso, la entidad financiadora puede solicitar varias cosas, dependiendo de las “primas de riesgo”, esto es, unos tipos de interés más elevados, o más avales o puede ir más rápido o lento en el proceso de estudio porque cada solicitante tiene una situación distinta.

Ainoa Calderón
Escrito por Ainoa Calderón