Contrato de alquiler de una vivienda en Cataluña

20 de abril de 2016
¿Qué debe constar en un contrato de alquiler? Tanto si eres inquilino como arrendador, debes tener en cuenta una serie de aspectos a la hora de elaborar o firmar un contrato de alquiler. Te detallamos de manera simple todo aquello que tiene que tener un contrato de alquiler.

Un contrato de estas características debe ser comprensible y sencillo pues contiene información muy importante. Te explicamos todo aquello que debe figurar y las obligaciones de ambas partes.

Mediante un contrato de alquiler, tanto el propietario como el inquilino deben disponer de la máxima información posible. Los contratos de alquiler deben ser claros y sencillos porque tanto el arrendador como el arrendatario tienen que saber interpretarlo. Aún así, este documento es complejo ya que debe reflejar los derechos y obligaciones de ambas partes y resolver cualquier tipo de duda en aspectos tan fundamentales como la fianza, la prórroga del contrato, quién se hace cargo de los gastos de la comunidad o de las reparaciones de la vivienda.

5 puntos básicos en un contrato de alquiler

  1. Elaboración del contrato: Para formalizar un contrato de alquiler, hay que tener en cuenta que se debe realizar por escrito y tendrán que figurar las identidades del arrendador y arrendatario, así como también una descripción amplia con datos de la vivienda. Es importante que se especifique la duración del contrato, la renta por mes y las cláusulas.
  2. Duración del alquiler: La duración de los contratos de arrendamiento de una vivienda es opcional, pactable entre las partes, aunque la Ley recoge que los contratos de alquiler de una vivienda deben ser de un mínimo de tres años. Si pasada la duración que se determinó en el contrato, el arrendador no quiere renovarlo está en su derecho, siempre que hayan transcurrido dichos tres años. El arrendatario deberá permanecer en el inmueble, como mínimo seis meses, y podrá desistir del mismo, una vez transcurrido dicho plazo, cuando quiera, a diferencia del arrendador que deberá permitir el arriendo del inmueble como mínimo tres años.
  3. Fianza: En la firma del contrato de alquiler, el inquilino está obligado a entregar una fianza en metálico equivalente a un mes de renta, y el arrendador tiene la obligación de depositarla en el Incasol. La fianza es una garantía por los posibles daños que el inquilino pueda hacer. Recuerda, la fianza no sustituye nunca el último mes de renta.
  4. Coste del alquiler: El propietario tiene derecho a incrementar la mensualidad del alquiler cada año en función de la subida del IPC (Índice de Precios al Consumo), se puede pactar entre las partes pero normalmente se actualiza por anualidad.
  5. Gastos: En el contrato de alquiler también debe constar quién se hace cargo de los gastos del piso (suministros, comunidad, impuestos, reparaciones, etc.). Normalmente, los gastos de comunidad u obra de edificio y los impuestos deben ser asumidos por el arrendador, pero los gastos de suministros como gas, luz, etc lo suele pagar el inquilino. El arrendatario paga solamente las reparaciones que provengan de la amortización del uso.

Quién debe pagar el ITP

Si has alquilado un piso, deberás pagar el Impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP) a la Agencia Tributaria de Cataluña, ya que es un impuesto delegado. Se trata de un impuesto obligatorio que grava el alquiler que debe asumir el inquilino (Arrendatario).

Abogados para la redacción y revisión de contratos de alquiler

Si como propietario estás pensando en alquilar una vivienda, nuestros abogados especializados en derecho inmobiliario pueden asesorarte a la hora de redactar un contrato de alquiler. Si por lo contrario vas a ser el inquilino, asegúrate de que no firmas nada que pueda perjudicarte y haz que nuestros abogados revisen el contrato.

Más información

 

Ainoa Calderón
Escrito por Ainoa Calderón